HISTORIA EL DULCE MANA PERUANO

El maná es otro de los tradicionales dulces de convento. Los llamados dulces de convento fueron preparados en la época de la colonia, por las monjas españolas que tenían el conocimiento de las hábiles cocineras moras.


Las monjas españoles enseñaron sus conocimientos de repostería a las novicias criollas, a las sirvientas indígenas, a las esclavas negras provenientes de África, y a las niñas y señoritas que eran enviadas por sus familias acaudaladas a los conventos, para ser educadas y alejadas de los problemas mundanos.
Durante el Virreinato de Perú existieron numerosos e importantes conventos en donde se desarrolló una fina repostería.
Fueron importantes el convento de la Encarnación, el convento de Jesús, María y José, el convento de la Concepción, de la Trinidad, de los descalzos, de Santa Clara, del Carmen, del Prado, y el monasterio de monjas de Santa Catalina en Arequipa, que fue el más importante y que tenía una pequeña ciudadela en su interior.

De los conventos coloniales salieron dulces como:  suspiro de limeña,  voladores, dulces de maná, mazapán, bola de oro, ponderaciones, alfajores, rosquetes, bienmesabe, huevo chimbo, buñuelos, picarones, frijoles colados, suplicaciones, cabello de ángel, jaleas, confites, mermeladas, higos y limones calados, guargüeros, entre muchos otros.

Espero les haya gustado, les sirva de ayuda y desde ya deseo publicarles otro aporte más para que
Aprendiendo de Cocina con Liskarlyn sea
"Su herramienta en la Cocina".

No hay comentarios:

Publicar un comentario